Mi Voluntariado en Madagascar y en el Perú

Desde hace tiempo pensabamos en dedicar un apartado dentro del blog a nuestras actividades de voluntariado. Para dar a conocer los diferentes proyectos con los que Maribel y yo trabajamos.

PROYECTO OMBY TSIRIANOMANDIDY MADAGASCAR

Participamos dentro de nuestro colegio en un proyecto de cooperación con la Isla de Madagascar para la construcción de Escuelas en la region de Tsirianomandidy. Hace tres años viajamos en nuestras vacaciones de Verano para poner en marcha el proyecto.

NUESTRO PROYECTO EN IMÁGENES

Comenzamos a construir la escuela
Comenzamos a construir la escuela
Maribel quitando las raices de los árboles
Maribel quitando las raices de los árboles
Nuestros niños en los talleres
Nuestros niños en los talleres
Caminos difíciles
Caminos difíciles
Llegada a Amboipisaka
Llegada a Amboipisaka
Enseñando la hora
Enseñando la hora
Taller de globoflexia en una escuela para niños con NEE
Taller de globoflexia en una escuela para niños con NEE
Dispensario médico sirviendo la comida para los pacientes
Dispensario médico sirviendo la comida para los pacientes
Taller de Español nuestra clase
Taller de Español nuestra clase
Nuestros niños de los talleres

Nuestros niños de los talleres

Escuela en Amdranomadio que queremos reconstruir

Escuela en Amdranomadio que queremos reconstruir

Van a la escuela y ayudan en casa

Van a la escuela y ayudan en casa

Niños jugando a vender en el mercado

Niños jugando a vender en el mercado

Jugando con los niños de los talleres

Jugando con los niños de los talleres

Nuestro Aniversario en Comunidad de Madagascar
Nuestro Aniversario en Comunidad de Madagascar

NUESTRA EXPERIENCIA GINÉS Y MARIBEL

Fue hace tres años cuando la semilla de este maravilloso proyecto llamado PROYECTO OMBY comenzó a germinar, por aquel entonces Maribel y yo comenzamos otra maravillosa aventura la de nuestro matrimonio, mientras que nosotros nos decíamos el “si quiero” arropados por nuestros queridos padres trinitarios, compañeros, amigos y familiares, Reyes y Delia presentes en nuestras mentes aquel día, ya estaban en tierras malgaches por aquel entonces tan desconocidas para nosotros para nosotros.

A partir de la experiencia de nuestras compañeras, se reavivo en nosotros el deseo tan anhelado de participar en un proyecto misionero, de esta manera ha sido este verano cuando por fin hemos podido cumplir nuestro sueño.

Han sido tantos los momentos y situaciones que hemos vivido que es difícil comenzar, la primera imagen que guardamos es la de TANA, la capital de Madagascar una ciudad un poco caótica, que nos recibió entre sus colinas con una niebla vespertina.

Pero en seguida vimos una imagen que se repetiría a lo largo de toda nuestra estancia y que siempre nos acompañará, estemos donde estemos, la sonrisa de los niños malgaches, diferente a cualquier sonrisa que antes hubiéramos visto, con una pureza y sinceridad inigualables.

Este nos chocó al principio, porque en nuestra mente y en la fotos que habíamos visto de estos países, siempre habíamos visto a los niños sucios, descalzos, con ropa vieja y efectivamente es así, pero cometemos un gran error y es el de analizar su nivel de vida desde la perspectiva de nuestra sociedad “aparentemente” desarrollada , entonces podemos pensar “pobres niños no tienen de nada”, pero que equivocados estamos, son FELICES, jugando con un montón de bolsas enrolladas que hacen las veces de balón, haciendo dibujos en la tierra, con cualquier simple juego de manos, construyendo coches con envases vacíos de agua embotellada y este estado se proyecta en sus sonrisas.

Nuestra labor principal, fue la de impartir “clases de español”, visitar las diferentes escuelas con las que el proyecto OMBY colabora y distribuir un contenedor con material educativo, sanitario y de primera necesidad con la colaboración de la ONG de la orden “Prolibertas” y el grupo “Córdoba 96”. Las clases fueron uno de los vehículos para contactar con la gente, aunque a pesar de la barrera del idioma es muy fácil contactar con los malgaches, porque son muy cercanos y cariñosos, en poco tiempo te tratan como a un amigo de toda la vida y te corresponden con todo lo que tienen, agradecen en demasía el simple hecho de visitarlos.

Nos alojamos en el obispado de Tsirianomandidy, donde Monseñor Gustavo Bombín, padre trinitario y obispo de la Diócesis nos acogió de tal manera que hizo que desde el primer día, el obispado se convirtiera en nuestro hogar. Tenemos que agradecer a Gustavo el haber sido nuestro guía en todos los sentidos y no queremos olvidar en estas líneas la labor que los padres trinitarios han realizado y realizan actualmente en Madagascar, en especial el Padre Basilio y el Padre Felipe.

Por último, mencionar que de nuestra experiencia, nos traemos una maleta llena de sonrisas y un sincero compromiso con el pueblo malgache.

PROYECTO BARRIO DE BELEN IQUITOS PERU

Proyecto que llevamos realizando los últimos dos veranos en nuestras vacaciones dentro de un barrio muy castigado en la ciudad de Iquitos en plena cuanca del rio Amazonas, en el que realizamos talleres y actividades sociales. Junto con cursos de capacitación a profesores en de Iquitos y de los caseríos del Amazonas

NUESTRO PROYECTO EN IMÁGENES

Hacia el barrio de Belen

Hacia el barrio de Belen

Barrio de Belen

Barrio de Belen

Nuestro lugar de trabajo Local comunal de Belen

Nuestro lugar de trabajo Local comunal de Belen

Taller de teatro en el Colegio 60022 de BELEN

Taller de teatro en el Colegio 60022 de Belen

trabajo fin de curso con jovenes de San Pedro Pescador

trabajo fin de curso con jovenes de San Pedro Pescador

Después de las experiencias de voluntariado en Madagascar y Perú Maribel y yo habíamos pensado pasar un verano sabático y dedicárnoslo a nosotros mismos; cuál fue nuestra sorpresa cuando a comienzos de año en responsable de nuestro proyecto en Perú el verano anterior, nos propone viajar este año de nuevo a Iquitos y servir de enlace a los nuevos voluntarios para que estos no partieran de cero y el trabajo se hiciera de manera más dinámica.

Cuando el avión que procedía de Lima arribó a Iquitos, el calor y la insoportable humedad de la selva nos dieron la bienvenida, allí estaba en el aeropuerto esperándonos nuestro querido Padre Nicolás, agustino con el que mano a mano trabajamos y que lleva trabajando con la gente de la selva peruana más de cincuenta años, su energía y vitalidad a sus ochenta años, siempre sorprende a quien lo conoce por primera vez.

Belén es un Barrio que se encuentra en la parte baja de la ciudad de Iquitos, antigua capital del caucho en el Perú, a las orillas del rio Itaya, hermano menor del gran rio Amazonas.

La duda se mezclaba en nuestro hogar con la alegría de poder regresar a nuestro querido barrio de Belén antes de lo que nosotros esperábamos, creo sinceramente que en un minutos devolvimos la llamada y decidimos que este verano iríamos de nuevo a Perú.

Durante la época de bajante, descenso en el caudal de los ríos, el Itaya da un respiro a los habitantes de Belen, este se libera del agua del rio y sus casas se alejan del suelo sustentadas por enclenques troncos creando una imagen única. Cuando llega la creciente, época del río en la que el caudal aumenta, las partes bajas de las casas son engullidas por los ríos y la vida en el barrio cambia, los motocarros, vehículo habitual de transporte, son sustituidos por canoas que se sitúan a las puertas de las casas para llevas a los vecinos a la zona que no está inundada, los propios hacen pasillos de uno a otro lado de la calle para comunicarse.

Tanto a Maribel como a mí nos ha llamado muchísimo la atención, comprobar la cruda realidad en la que viven los habitantes de esta región. Una región desfavorecida y olvidada, cuyos habitantes se enfrentan día a día a la difícil labor de vivir rodeados de marginación de la mujer en el ámbito familiar, absentismo escolar como consecuencia de la colaboración de los niños en los ingresos familiares, abandono escolar de los jóvenes que no concluyen en su mayoría los estudios primarios, natalidad precoz que comienza alrededor de los diecisiete años, familias desestructuradas, falta de oportunidades y expectativas que tienen como consecuencia un conformismo ante la realidad en la que viven…. todo ello sin los servicios más elementales: agua potable, luz eléctrica, atención sanitaria, saneamiento, etc.

Esa realidad ha conmovido nuestras almas desde el primer día que visitamos el barrio, nuestra labor se ha llevado a cabo en pleno corazón de Belen, en el local comunal de uno de los sectores del Barrio, donde hemos realizado talleres con mujeres, jóvenes y niños, con los talleres hemos podido vivir codo a codo con ellos conocer sus realidades sus inquietudes y expectativas. Que posteriormente compartiremos con nuestros alumnos en los colegios donde trabajamos.

Siempre encontramos un momento en nuestras ajetreadas vidas de profesores para hablar sobre nuestros veranos, las caras anónimas de muchos de vosotros, tienen nombre para Maribel y para mi ya no son niños, jóvenes o mujeres desconocidas; es Gino que lleva colgado a su hermanito como si no pesara y en su mano lleva una bolsita con comida y ropa para cambiarlo, son Emelin y Jonh que han iniciado la universidad que compaginan con jornadas interminables de trabajo para poder pagar sus estudios universitarios, pues alla la educación no es gratuita como acá, es Durvia que se levanta a las dos de la mañana para preparar sus queques, pasteles de bizcocho, y llevarlos al puerto para con una sonrisa venderlos a los porteadores y con ese dinero poder mantener a su familia….

Son tantas las historias que traemos desde la selva que cualquier momento será bueno para recordarlas, pues siempre tenemos presentes a nuestros niños, nuestros jóvenes ,nuestras mujeres que tanto han hecho por nosotros que tanto nos han enseñado y de los que tanto hemos aprendido.

Y os digo adiós con el lema de nuestra ONG PROYDE:

“Mucha gente pequeña, haciendo muchas cosas pequeñas, en muchos lugares pequeños, podemos cambiar el Mundo”

5 comentarios to “Mi Voluntariado en Madagascar y en el Perú”

  1. Dailos PAdron Brito Says:

    HOLA SOY DAILOS PADRON BRITO Y ESTOY INTERESADO EN EL VOUNTARIADO Y ME LLAMA LA ATENCION MADAGASCAR NO SABÍA QUE HUBIRAN PROYECTAOS TAN BUENOS COMO EL QUE LLEVAN ACOBO USTEDES SOY ENFERMERO Y ME GUSTARÍA QUE ME INFORMARAN SOBRE LOS PASOS A SEGUIR PARA PODER COLABORAR GRACIAS

  2. juan carlos Says:

    Hola, me llamo carlos.Me ha llamado la atención lo que estais haciendo en madagascar y me gustaria saber que posibilidades hay para irse allí,me gustaria dar un giro completo,y que mejor si empiezo hechando una mano.

    un saludo.

  3. Aduardo Says:

    Cómo podría participar en algun proyecto como voluntariado?

    Me podrían dar información

  4. Marco Aurelio Says:

    Ma sorprende y los felicito el que ayudes a gente de mi patria en Iquitos si asi fueramos los peruamos mi pais seria otro. Ojala me puedan responder a mi correo o a este otro mcedukard@gmail.com y podamos intercambiar experiencias de trabajo en lugares como Belen y otros lugares de mi pais mas pobres y olvidados les digo por cuanto como profesor he podido conocer muchos lugares de mi pais donde todavia no ha llegado el desarrollo, si de alguna manera puedo ayudar a sus ordenes. Hasta pronto y gracias.

  5. Andrea Gallardo Says:

    Holaa! ví esto y quede maravillada, hace mucho tiempo tengo ganas de hacer algo como esto, me gustaria saber los requisitos para estar ahí, y de que pais son ustedes.
    me interesa muchisimo, si pueden responderme porfavor.

    Temuco, Chile.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: